Hay un debate en curso sobre si las cámaras de seguridad son realmente necesarias ya que tienen el potencial de entrometerse en otros & # 39; intimidad. Es verdad, no todos se sienten cómodos con la idea de estar bajo la vigilancia de una cámara, pero los delincuentes y los delincuentes han hecho del mundo lo que es y nadie pueden ser criticados por tener una preocupación genuina por proteger sus propios establecimientos.

Los usuarios comerciales no son los únicos que necesitan vigilar sus establecimientos. Los propietarios de viviendas representan un porcentaje considerable de clientes al darse cuenta de que la única forma de proteger sus propiedades es instalar sistemas de alarma y cámaras de seguridad.

Para prevenir el delito

La mayoría de los CCTV se utilizan para prevenir el delito. Es un hecho que la gente se pone nerviosa al ver una cámara de seguridad y más veces que la mayoría, incluso una cámara falsa es suficiente para disuadir a los malvados potenciales de destrozar o robar un lugar.

Las áreas públicas como los sistemas de transporte, los estacionamientos y los parques son testigos de delitos a pesar de ser lugares públicos, principalmente debido a la cantidad de personas que pasan o usan estas instalaciones. Si se instalan cámaras de seguridad, existe una posibilidad muy real de ver caer el crimen. Por supuesto, mucho depende de si los alrededores son áreas de alto riesgo, pero incluso si la tasa de criminalidad no se reduce significativamente, incluso un cambio marginal es beneficioso.

Para controlar el tráfico

Los CCTV destinados a la supervisión del tráfico controlan la congestión, las posibles colisiones y la violación de las normas de tráfico. Los accidentes de tráfico representan un número muy alto de lesiones y muertes en todo el mundo. Si los conductores y los peatones son conscientes de que las actividades están siendo monitoreadas, es menos probable que rompan las reglas intencionalmente.

Algunos CCTV pueden actuar como cámaras de control de tráfico para detectar violaciones de velocidad, reconocer placas de matrícula y hacer cumplir las reglas de tráfico. Mucho depende de dónde se coloquen las cámaras, qué tan bien funcionan y qué tan eficientes son las personas que monitorean las cámaras.

Para verificar la seguridad de los pasajeros

Los sistemas de transporte público, como los trenes subterráneos, ven una oleada regular de personas subiendo y bajando. Dado que los trenes viajan muy rápido y se detienen solo por un tiempo limitado, las plataformas y las puertas deben ser monitoreadas para asegurarse de que todos los pasajeros estén a bordo antes de que partan los trenes.

El mismo sistema de seguridad se puede usar en parques de atracciones para paseos y otros vehículos que no se pueden monitorear sin el uso de ojos adicionales.

Para monitorear a los animales del zoológico

Los zoológicos atraen mucho tráfico y aunque los animales son monitoreados por las autoridades del zoológico, a veces es necesario hacerlo usando cámaras de seguridad. Esto deja a los trabajadores libres para atender tareas inmediatas, ya que las cámaras pueden enviar feeds a una ubicación central.

Para monitorear las acciones de los empleados

Los lugares de trabajo instalan regularmente cámaras de seguridad para monitorear las acciones de los empleados. Si bien esto puede parecer extremo para algunos, es una buena forma para que los empleadores controlen si, por ejemplo, los productos se escanean y etiquetan correctamente, si el efectivo se maneja como debería, si se verifica la entrada no autorizada, si los trabajadores se están adhiriendo a franjas horarias, etc.

Para monitorear procesos industriales

Las industrias siguen procesos que son peligrosos para la seguridad de los trabajadores a pesar de establecer prácticas de seguridad. Al tener instalados los CCTV, los procesos y las maquinarias se pueden monitorear para dar a las autoridades una idea de si es necesario realizar cambios en los procesos. Además, las cámaras también pueden usarse para monitorear las temperaturas de estos procesos, a veces requerido por la ley.