El robo es tan desenfrenado hoy en día, principalmente porque los productos que los consumidores compran son cada vez más sofisticados, desde tan simples como un teléfono inteligente hasta un cine en casa muy costoso. Y es muy doloroso ver que todo ese arduo trabajo desapareció en un instante. Como solución a este dilema, muchas empresas, grandes o pequeñas, han utilizado cámaras de seguridad para proteger a sus empleados y su institución, mientras que las familias lo usan en sus propios hogares para tener privacidad y protección contra esta experiencia que pone en peligro la vida.