¿Te preocupa beber agua de pozo? ¿Ha cuestionado la seguridad de su suministro de agua de pozo? Si es así, usted es como millones de otros propietarios con acceso a un pozo privado. Usted ve, la mayoría del agua potable en el país está regulada por los gobiernos estatales y federales, ya que el agua se distribuye a través de los servicios municipales. Sin embargo, algunos propietarios no tienen acceso a este suministro de agua comunal y, en cambio, utilizan un pozo privado.

Los manantiales privados no están regulados por el gobierno estatal o federal (de hecho, la Ley de Agua Potable Segura de 1974 no incluye pozos privados), por lo que pueden retener agua potable insegura según las circunstancias. Depende del propietario del pozo asegurarse de que su agua de pozo sea potable. La negligencia en mantener un pozo privado puede llevar a condiciones inseguras de agua potable.

Agua subterránea

Agua de pozo y manantiales privados son simplemente aguas subterráneas naturales. La mayoría del agua subterránea es esencialmente segura, sin embargo, hay excepciones. Por esta razón, es importante que ocasionalmente se analice el agua del pozo para asegurarse de que no se haya contaminado. El agua subterránea puede contaminarse en diversas circunstancias, como la escorrentía de agua de fertilizantes o productos químicos, pesticidas, desechos domésticos, basura y mucho más.

También puede contener altos niveles de fluoruro, cloro, metales pesados, minerales duros y más, todos los cuales son peligrosos para la salud en diversos grados. Todo depende de lo que el agua recoja en el suelo y la roca a medida que se abre paso a través del suelo. Estos niveles de contaminantes son diferentes de una región a otra, y también pueden cambiar drásticamente en un corto período de tiempo. Nuevamente, esta es la razón por la cual es importante que su agua sea analizada anualmente.

Estándares aceptables para agua de pozo

Para comprender los niveles aceptables de ciertos minerales, elementos y contaminantes en el agua de pozo, consulte los estándares de la EPA. Su sitio web le informará de todo lo que necesita saber para su área en particular. También puede comunicarse con su departamento de salud local para obtener información sobre los estándares de agua de manantial saludable.

Para que su agua sea analizada, puede comprar un kit de prueba en el hogar e implementar las pruebas usted mismo; sin embargo, este no es siempre el método más preciso. Por el bien de su salud y seguridad, lo mejor es contratar a un técnico profesional de agua blanda que mantenga los conocimientos y recursos adecuados para analizar con precisión su agua de pozo y ofrecer las soluciones más adecuadas.

¿Su agua de pozo es segura para beber? Aquí hay algunos factores a considerar:

¿Está en una buena ubicación? Investigue el área para asegurarse de que la ubicación del pozo no se vea afectada por peligros o efectos cercanos. Consulte con los vecinos para ver si han tenido problemas de agua de pozo.

¿Fue construido correctamente? La construcción inadecuada puede ser una invitación abierta para problemas estructurales. Si un pozo no es estructuralmente sólido, los problemas se desarrollarán con el tiempo.

¿Cómo es la fuente de agua? El acuífero o fuente de agua de la que se extrae el agua del pozo debe ser confiable y seguro. Necesita ser probado para que estés 100% seguro.

¿Se ha mantenido constantemente? Un pozo descuidado no tendrá agua potable. Debe determinar si se ha implementado el mantenimiento adecuado sin interrupción.