Las personas rara vez piensan en sus tuberías, ya sea en sus hogares o negocios, hasta que algo sale mal. Y, por supuesto, suele ser demasiado tarde y lo que podría haber sido un pequeño problema termina siendo costoso.