A diferencia de algunas veces, los calentadores de toallas ya no se consideran un lujo de baño. Son una parte esencial de los accesorios que harán que sus viajes de invierno al baño sean más agradables y algo que esperar. No solo calentarán tu toalla sino también tus albornoces. También pueden ayudar a calentar o secar la ropa de su bebé y otros artículos como las suites de baño. Aún más, ayudarán a aumentar la temperatura de su baño, especialmente durante las estaciones frías.

Puede que se sorprenda al saber que esto no es realmente una invención nueva. La idea existió desde principios del siglo XX. Pero los calentadores de toallas de aquellos días eran un poco diferentes. Estaban fundidos en hierro y eran un lujo para los ricos a diferencia de hoy. Su popularidad solo disminuyó debido a la depresión, pero finalmente volvieron a nosotros de una manera diferente a medida que avanzaba la tecnología. Ahora vienen en muchos estilos y colores para adaptarse a las preferencias del cliente.

Inicialmente, estos calentadores usaban agua caliente de la casa que se recirculaba para calentar las toallas. Luego vinieron los calentadores independientes que se pueden mover de una habitación a otra con mucha comodidad. Los calentadores eléctricos, por otro lado, usan un elemento calefactor para calentar el aceite que circula para calentar las toallas. El calentamiento adecuado lleva algún tiempo, ya que el aceite tiene que calentar todo el marco para obtener un buen efecto. Sin embargo, este tipo de calentadores requieren poco mantenimiento y no necesitan instalación de tuberías. Hay varios otros tipos de calentadores. Uno elige el tipo que mejor se adapte a sus necesidades y gustos.

Los calentadores de toallas tienen varios beneficios para los usuarios. Además de calentar toallas y otros accesorios de baño, se sabe que consumen cantidades insignificantes de electricidad. De hecho, normalmente usan menos energía que una bombilla ordinaria. Esto significa que puede tenerlos conectados continuamente a la fuente de alimentación. No tiene que esperar a que se calienten encendiéndolos y apagándolos todo el tiempo. Le ahorran la necesidad de usar los secadores que consumen energía.

Dado que están hechos para funcionar a temperaturas seguras, no vienen con perillas de regulación de temperatura. Esto significa que son muy convenientes de usar.

Estos calentadores son muy útiles, especialmente en áreas muy frías donde se usan como bastidores de secado para guantes y ropa húmeda. Esto permite a las personas tener siempre ropa abrigada lista para el próximo uso y al mismo tiempo mantener la ropa libre de moho. Todo esto es económico y conveniente ya que, como se dijo anteriormente, usan muy poca electricidad.

Los calentadores no solo son útiles en baños, sino que también son muy útiles para habitaciones con poca ventilación. Ayudan a mantener las habitaciones libres de humedad, especialmente en condiciones climáticas húmedas. Al mismo tiempo, evitan que las toallas emitan ese olor a humedad que resulta del exceso de humedad.

Hay muchos otros beneficios de los calentadores. Solo te das cuenta después de comprar uno. No te sorprenderás cuando te encuentres buscando un segundo calentador después de la primera experiencia.