Atrás quedaron los días en que había 1 en 50 estadounidense que padecía cáncer. La creciente contaminación ha elevado esta proporción a 1 de cada 3 en la actualidad. Esto es realmente muy desafortunado. Pero lo que me decepciona es el hecho de que, a pesar de comprender las consecuencias de beber agua contaminada, algunas personas todavía no usan un filtro de agua debajo del mostrador.