Desde principios de 1900, la fontanería interior se convirtió en un estándar en la construcción de viviendas. Todo el mundo parece apreciar la conveniencia de lavabos, grifos, duchas, tocadores, baños y bañeras de hidromasaje.