Si desea que su casa se vea más bella y atractiva, debe pintar y darle una nueva apariencia. La casa que se ha pelado, desvanecido, agrietado, descascarado o astillado se ve deslucida y poco atractiva. Las pinturas también aumentan la durabilidad del exterior y el interior de la casa y la protegen de la lluvia, la humedad, la suciedad, las algas, los insectos y las termitas, el tizón y otros daños. Las pinturas también pueden ayudarlo a evitar reparaciones costosas y daños.

Sin embargo, hay ciertos puntos que debes recordar antes de poner colores en tu casa porque hay una gran variedad de pinturas con diferentes características. Pocos colores son ideales para revestimientos exteriores, mientras que otros se pueden usar para muebles, gabinetes, metales, habitaciones y pisos. Las pinturas también pueden hacer que un espacio se vea pequeño o espacioso, oscuro o brillante.

En general, hay dos tipos de pinturas comúnmente utilizadas para pinturas caseras: pinturas de látex a base de agua y alquidos a base de aceite. Las pinturas de látex son fáciles de lavar y usar, se secan rápido, dan menos olor, son flexibles y elásticas. Estas pinturas también tienen un bajo nivel de VOC y proporcionan un acabado de alta gama. Del mismo modo, las pinturas a base de aceite son duraderas, fáciles de lavar y dan un acabado brillante. También hay imprimaciones que preparan la superficie para los colores de acabado y ocultan y bloquean la descamación, descamación, manchas, algas y hollín en la superficie.

La selección del color también es importante para el proyecto de pintura de su casa porque las pinturas no solo hacen que una casa se vea hermosa, sino que también afectan el estado de ánimo de una persona. También crean una ilusión óptica y hacen que un espacio o habitación parezca pequeño o grande. Los colores de pintura oscuros pueden hacer que un espacio parezca oscuro, acogedor y pequeño, pero los colores claros pueden mejorar un espacio pequeño y hacer que se vea más abierto y brillante. Las pinturas oscuras también resaltan defectos y arañazos en las superficies, pero los mismos daños son menos visibles si se pintan con colores claros. Del mismo modo, los diferentes colores también afectan la emoción y el comportamiento de una persona. Se cree que los tonos cálidos como el amarillo, el naranja, el rojo, el beige y el marrón son los colores ideales para los salones porque ayudan y fomentan la conversación y hacen que uno se sienta conectado con la otra persona.

Un trabajo de pintura nueva también requiere materiales de preparación, accesorios y herramientas. También debe preparar la superficie parcheando agujeros, lavando y lijando. Además, también debe aplicar los revestimientos de imprimación de superficie para obtener el mejor acabado de color. Las imprimaciones también pueden ocultar y reparar arañazos, descamación y otros daños en las superficies.