Los disyuntores se disparan por una de dos razones, un cortocircuito o un circuito sobrecargado. Un cortocircuito es el más simple de explicar y el más difícil de reparar y un circuito sobrecargado es relativamente fácil de explicar y más fácil de reparar.