Desde que se usaron baldosas para revestir las paredes y los pisos del baño, los propietarios han buscado mejores formas de limpiar la lechada manchada. Si bien esto no es imposible de lograr, se requiere mucho tiempo y trabajo. Mientras que las baldosas imparten una apariencia casi nostálgica, muchos propietarios están tirando este material tradicional y reemplazándolo por uno actualizado.