Muchos problemas del sistema de agua ocurren en o alrededor de accesorios tales como fregaderos de cocina, bañeras y lavabos. Sin embargo, a menudo, las tuberías por sí mismas son el desencadenante del problema. Las tuberías pueden ser impredecibles: pueden gotear, sudar, congelarse o producir sonidos fuertes.