Hay más de dos millones de robos cada año en los Estados Unidos y alrededor del 70 por ciento ocurre en áreas residenciales. Los delincuentes siempre están buscando el próximo objetivo fácil. Con unos pocos pasos de sentido común, puede mejorar la seguridad de su hogar y disuadir a los delincuentes de atacar su hogar.