Cuando se trata de la plomería de su hogar, es importante estar tan «al tanto» como sea posible para evitar problemas importantes. Este es quizás el más importante cuando se trata de la plomería de su baño. Resulta que su cuarto de baño es una de las pocas habitaciones que usa solo ocasionalmente, pero sirve como punto cero (aparte de su cocina) para posibles desastres de plomería. Hay tantas cosas que pueden salir mal, y dada la naturaleza de la forma en que se usa el baño, esta puede ser una experiencia horrible.

Al igual que con la mayoría de las cosas, ser lo más proactivo posible puede ayudarlo a evitar la mayoría de los problemas en las tuberías de su baño. Desafortunadamente, muchos propietarios simplemente no tienen los medios para obtener este conocimiento en su haber.

Aquí hay algunas cosas que debe saber sobre la tubería de su baño, pero probablemente no:

1. Cierre el agua: debe comprender un hecho: su baño tendrá un problema en algún momento, y debido a que se trata de agua, debe actuar con rapidez para asegurarse de que no se produzcan daños extensos. En caso de emergencia, es importante saber dónde está su válvula de cierre de agua principal y cómo operarla.

2. Encuentre sus tapones de limpieza: las copias de seguridad se realizarán, por lo que es bueno saber dónde están los tapones de limpieza para que pueda atender las obstrucciones de manera muy directa a fin de solucionar el problema. Cuando esté construyendo su casa, o cuando esté tomando el tiempo para revisar la posible inspección de su nueva casa, averigüe dónde estarán las limpiezas.

3. Válvulas de cierre para sus accesorios: los accesorios de plomería tienen válvulas de cierre, que es la primera línea de defensa cuando se intenta cerrar el agua antes de abordar la válvula principal de cierre de agua. El pensamiento rápido en la fuente puede ayudar a evitar desastres.

4. Arregle el goteo del grifo: puede parecer solo unas pocas gotas aquí y allá, pero con el tiempo, la cantidad de agua que se desperdicia a través de un grifo que gotea aumenta y le cuesta mucho dinero. Hacer esta pequeña reparación puede ser uno de los mejores movimientos rentables que puede hacer.

5. Esté atento a la temperatura del agua: asegúrese de regular el agua caliente en su hogar, especialmente cuando se trata de la hora de su baño y ducha. Dependiendo de la temperatura, puede causar quemaduras en la piel en segundos. También es importante tener en cuenta la temperatura del agua en general, ya que si su fregadero, ducha o bañera está teniendo dificultades para regular la temperatura, puede ser el momento de reparar o reemplazar el hardware.

6. No «confíe» en su plomería: haga una prioridad que un plomero inspeccione los sistemas de plomería de su hogar una vez al año. Podrán informarle si se enfrenta a problemas particulares tanto a corto como a largo plazo. Además, ayuda tener un plomero confiable de su lado en caso de que surja alguna tubería.

7. Las pequeñas cosas: como nota final, pero no menos importante, es clave notar pequeños cambios en su baño. Ya sea que se trate de un olor «apagado», óxido cerca de un desagüe o grietas en los accesorios de porcelana, cualquier cosa que no sea normal puede significar que es necesario abordar algo tan pronto como sea posible antes de que pueda empeorar.

El conocimiento es poder, y tomarse el tiempo para conocer las tuberías de su baño es la postura más proactiva que puede tomar como propietario de una casa responsable.