Los sistemas de alarma de hoy son bastante diferentes de los de hace unos años. La premisa básica es la misma, si el controlador detecta una puerta o movimiento abierto, hará sonar una sirena y llamará a una estación central oa la policía.